Download WordPress Themes, Happy Birthday Wishes

Coronavirus En Argentina: Durante La Cuarentena, Los Desmontes No Pararon Y Superan A Los De 2019

Mediante la comparación de imágenes satelitales del norte argentino, entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2020 se desforestaron 38.852 hectáreas de bosques nativos.

A pesar de la pandemia, la deforestación aumenta en Argentina. La organización ambientalista Greenpeace difundió su informe anual, el cual revela que, mediante la comparación de imágenes satelitales del norte argentino, entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2020 se desmontaron 38.852 hectáreas de bosques nativos, unas 2.000 hectáreas más que durante el primer semestre del año pasado.

Las provincias donde la organización ecologista realizó el monitoreo satelital son Santiago del Estero (15.157 hectáreas deforestadas), Salta (9.241 hectáreas), Formosa (8.842 hectáreas), y Chaco (5.612 hectáreas), ya que concentran el 80% de los desmontes del país, por el avance de la frontera agropecuaria para soja y ganadería.

“Es sumamente grave que, a pesar de la pandemia y de la cuarentena?, estén deforestando más que el año pasado. Queda en evidencia la impunidad de grandes empresarios agropecuarios y la complicidad de los gobiernos provinciales en este crimen ambiental”, afirmó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

Greenpeace reveló que solo durante el aislamiento social preventivo y obligatorio se desmontaron 21.275 hectáreas, una superficie equivalente a la de la ciudad de Buenos Aires.

Por su parte, Enrique Viale, abogado ambientalista, sostuvo que estas actividades deberían estar prohibidas. “El truco que encontraron es que hacen pasar la deforestación como actividad agropecuaria, que es considera como esencial y no está suspendía por la cuarentena”. Viale agrega que “es un disparate que sigan desforestando cuando todo el mundo está en cuarentena por una pandemia que nació, justamente, de las imprudencias en las cuestiones ambientales”.

El abogado aseguró que el Norte Argentino es una zona de “total descontrol” y que lo peor que es “muchas de estas actividades tan dañinas para el medio ambientes son legales”.

Al explicar estas cifras de Greenpeace, Viale aseguró que se debería “discutir el modelo agropecuario argentino, de lo contrario, lo único que podemos hacer es poner parches, pero no resolvemos el problema”.

Según su visión, la culpa la tiene la modelo sojero y ganadero que “avanza de una forma completamente irracional, sobre suelo nativo, sin ningún tipo de límite”. Y explica: “El norte argentino representa para este modelo un territorio virgen que debe ser explotado, ya que la Pampa húmeda ya está totalmente arrasada, entonces la soja corre al ganado, y necesitan más territorio para avanzar”.

Dice que la situación de Chaco es gravísima. “Sus niveles de deforestación están entre los peores del mundo a nivel mundial. En esa zona, por esta destrucción, quedan unos 20 ejemplares de yaguareté en estado salvaje. Además, estas explotación avanza sobre suelo indígena, echando a pueblos nativos, sin dejar nada. Esto debería estar penado. Debería ser un delito. Es la única forma de pararlo”.

Según especialista de Greenpeace, “más desmontes significan más enfermedades, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, y más desaparición de especies en peligro de extinción. Es completamente inaceptable que a pesar de la emergencia sanitaria y climática que estamos viviendo se siga desmontando. No podemos perder ni una hectárea más”.

La organización ambientalista está reclamando a los gobernadores de Santiago del Estero (Gerardo Zamora), Salta (Gustavo Sáenz), Formosa (Gildo Insfrán), y Chaco (Jorge Capitanich) y decreten la emergencia forestal y prohíban los desmontes.

A principio de este año, un informe de 2019 reveló que se perdieron 80.938 hectáreas de bosques en esas misma cuatro provincias: son 25.513 hectáreas en Santiago del Estero, 23.521 hectáreas en Formosa, 14.664 hectáreas en Salta y 17.240 hectáreas en Chaco.

Esto sumó en 12 años, la pérdida de 2,8 millones de hectáreas de bosques nativos, según contabilizaron desde la ONG. Y puntualizaron que desde la sanción de la Ley de Bosques (2007) ya se desmontaron casi 1 millón de hectáreas de bosques protegidos.

“Las multas no son suficientes para desalentar la deforestación en zonas protegidas y que, salvo unas pocas excepciones, no se reforestaron los bosques desmontados ilegalmente. Por otra parte, en muchos casos es clara la complicidad de los funcionarios en la violación de la normativa”, sostuvo Hernán Giardini, coordinador de la campaña de bosques de Greenpeace.

GS
Clarín

Artículos relacionados

Close
Abrir chat
Hola cual es tu consulta ?