Home / Noticias / Entre poner en blanco a un trabajador y matarlo, eligió matarlo

Entre poner en blanco a un trabajador y matarlo, eligió matarlo

Cosas que pasan en la Salta Feudal: un finquero fue acusado por segunda vez de tratar de envenenar a un peón.

El hombre está detenido, porque su primer intento tuvo éxito. ¿Por qué mató al otro? Porque trabajaba en condiciones de semiesclavitud y quería estar en blanco.

El productor rural alemán Hartmut Torsten Theobald no aceptó el pedido de su peón Ignacio Casas, de 56 años, quien básicamente quería dejar el feudalismo. Tampoco es que exigía vacaciones pagas y obra social, pero al menos quería que le paguen con plata: el finquero le daba solo unos tickets que le servían para comprar en el almacén de la finca, el cual era propiedad, predeciblemente, del mismo finquero.

Hartmut Torsten Theobald ya estaba detenido por este caso. Pero ayer se conoció un nuevo caso: otro peón, Benito Soraire, se dio cuenta de que también habían intentado envenenarlo. El finquero le había pagado con carne, pero el hombre le dio esa carne a sus cuatro perros.

Los canes aparecieron muertos al día siguiente. Benito Soraire es empleado del alemán desde 1985 y vive en una casa que éste le facilitaba.

Testificó ante la justicia que Theobald le llevaba siempre como parte de pago carne y mercadería que luego le descontaba de su paga.

Pero el 8 de octubre descubrió que cuatro de sus perros estaban muertos y los enterró; una semana después, su patrón volvió a la casilla con otra bolsa con carne y sospechó sobre su buen estado ya que al abrirla sintió un olor extraño.

De todas maneras la cocinó y la ingirió. Luego comenzó a experimentar malestar con vómitos y mareos.

Al día siguiente fue a ver a Theobald para que lo llevara al hospital porque seguía con malestar y le dijo que esperara hasta el día siguiente.

Ante la negativa, Soraire fue caminando hasta el nosocomio y allí le dijeron que la carne estaba en mal estado y le suministraron medicación. Al regresar a su casa, le dio a otro perro la carne sobrante y éste murió.

Los investigadores analizaron esa carne. Tenía pesticida como para matar a un caballo.