Home / Noticias / Un destino seguro para tubos fluorescentes y lámparas en desuso
Un destino seguro para tubos fluorescentes y lámparas en desuso

Un destino seguro para tubos fluorescentes y lámparas en desuso

Clarín Zonal. Como parte del programa de reciclado de residuos electrónicos, la Comuna lanzó un plan de recolección de estos dispositivos, que son altamente contaminantes por la liberación de mercurio que generan.

La generación de grandes cantidades de residuos electrónicos es una problemática sobre el cual la Comuna está trabajando para reducir su impacto en el medio ambiente. Al programa de reciclado que se viene implementando desde hace cuatro años se sumó ahora un plan de recolección de lamparitas y tubos fluorescentes en desuso, como parte del programa de Escuelas con Compromiso Ambiental.

La Agencia de Política Ambiental y Desarrollo Sustentable de la Comuna presentó la propuesta de recolección de estos dispositivos que, por su contenido de mercurio, pueden resultar sumamente contaminantes si no cuentan con un tratamiento especial para su destrucción.

La iniciativa apunta a que los vecinos tomen conciencia sobre el peligro que acarrea el tratamiento no diferenciado de estos residuos y colaboren con el cuidado del medio ambiente a través de la entrega de lamparitas y tubos fluorescentes en los diferentes Ecopuntos dispuestos para tal fin en las distintas localidades del distrito.

“Si las lámparas y tubos se arrojan a la basura sin un tratamiento diferenciado, al romperse, su alto contenido de mercurio se libera y resulta peligroso para la salud por inhalación, contacto con la piel, o al ingerirse alimentos con esta sustancia”, explicó el coordinador del programa, Ricardo Raffetti.

La empresa Ecoenergía, radicada en el Parque Industrial de Burzaco, se hará cargo de la recolección y tratamiento de estos residuos. Su representante, Ricardo Chiarparín, explicó el funcionamiento de las máquinas con las que son tratados estos residuos: “Aspiran las lámparas y las destruyen en su interior. El gas es absorbido por un filtro y, una vez acumulado, enviado a tratadores específicos; mientras que en un tambor quedan los vidrios y el metal, que luego pueden reciclarse. Al destruir estos elementos, se elimina el efecto tóxico del mercurio”.

Los Ecopuntos donde los vecinos podrán entregar los focos y tubos serán los ubicados en los supermercados Carrefour de Adrogué (Hipólito Yrigoyen 13500) y Glew (Hipólito Yrigoyen 26600) y en el Chango Más de Burzaco (Espora 2700).

Scroll To Top