Home / Noticias / Trabajador sufrió un accidente laboral: fue aplastado por retroexcavadora
Trabajador sufrió un accidente laboral: fue aplastado por retroexcavadora

Trabajador sufrió un accidente laboral: fue aplastado por retroexcavadora

Las graves lesiones faciales que sufrió el trabajador natalino Luis Cárcamo Sánchez, llevaron a un equipo médico del Hospital Clínico de Magallanes a prácticamente reconstruirle todo un lado de la cara. Una intervención pocas veces vista en Punta Arenas, realizada por profesionales locales.

El accidente laboral ocurrió hace casi un mes y ayer el paciente fue dado de alta. Cárcamo es dueño de una máquina retroexcavadora, la cual jamás pensó que terminaría jugándole una mala pasada luego de aplastarle la cara contra un árbol.

“Me aplastó muy fuerte”

Luis Cárcamo es un agradecido de Dios, porque siente que le dio una nueva oportunidad de vida. Y no escatima elogios para el cirujano maxilofacial, Mauricio Vargas Zec, quien realizando un trabajo de “joyería” logró reconstruirle el rostro. Fue necesario unir piezas óseas, casi como armar un puzle, para llegar al resultado que hoy exhibe esta persona.

Después de recibir el alta médica, Luis Cárcamo conversó con Pingüino Radio y recordó lo ocurrido el 17 de diciembre. “Ese día estaba trabajando para el Hotel Las Torres, en el sector del Valle Francés, en el Parque Torres del Paine, llevando con mi retroexcavadora unos estanques de 10 mil litros para agua. En el recorrido pasé entre medio de dos árboles, y como el espacio era estrecho, se me quebró el espejo. Me levanté del asiento para ver lo que había ocurrido, para ver hacía afuera, y seguramente con la rodilla pasé a llevar el “josting”, el comando. En esos instantes la máquina giró (porque se mueven en 360 grados) y sentí que me aplastó muy fuerte la cara y como la puerta de la retro estaba abierta salí desprendido al exterior”.

“Pensé que me moría”

Ahora, a pocos días de cumplirse un mes del accidente, recuerda que “cuando me ocurrió esto en lo único que pensé fue en que me moría ahí mismo, porque sentí que se me había quebrado toda la cara y porque las condiciones para sacarme de ese lugar eran muy difíciles”.

Otros trabajadores le prestaron ayuda para llevarlo hasta una embarcación para cruzar el lago. “Había mucho viento, pero la gente hizo un tremendo esfuerzo para sacarme de ahí”.

Al otro lado del lago lo estaba esperando la ambulancia de Cerro Castillo y ejecutivos del Hotel Las Torres. Sin embargo hay algo que Cárcamo no deja de destacar y es que justo en este hotel había un turista que era médico y ayudó en los primeros auxilios. “Fue como otro milagro. De repente apareció este doctor y me vio, de lo cual estoy muy agradecido. Solo Dios sabe porqué lo puso ahí, en ese momento, cuando perdía mucha sangre”.

Agradecido:

“Estoy muy agradecido de haber caído en las manos de Mauricio Vargas, el médico cirujano facial que hizo un tremendo trabajo conmigo, porque me volvió a reconstruir el rostro. Realmente estoy muy agradecido, al igual que del personal de la Unidad de Paciente Crítico, de Cirugía. Y mis agradecimientos a Dios porque tuve una tremenda recuperación, que hasta los mismos médicos están admirados después de sufrir este accidente tan grave, que me molió todos los huesos de la cara, parte del ojo. Y acá estoy de vuelta a la vida. Gracias a todos ellos que los voy a llevar siempre en mi corazón”.

Fuente: http://elpinguino.com

Scroll To Top