Home / Noticias / Riachuelo: temen que el dragado contamine el Río de la Plata

Riachuelo: temen que el dragado contamine el Río de la Plata

La Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba) advirtió ayer sobre el riesgo ambiental que supone el dragado de sedimentos del Riachuelo, que contienen altas concentraciones de metales pesados como cromo, cadmio y arsénico, y representan una amenaza para la salud.

Así lo indicaron ayer representantes de la Fauba en relación con los dragados en la zona de Cuatro Bocas, en la desembocadura del Riachuelo, que son volcados al Río de la Plata sin ningún tratamiento posterior.

La advertencia se basa en un estudio realizado por la cátedra de Química Analítica de la Fauba, que indica que los sedimentos están contaminados con metales pesados, como cromo, arsénico, zinc, plomo y cadmio, que son una amenaza a la salud de la población.

Estos resultados fueron descalificados por las autoridades encargadas del dragado, que indicaron que todos los trabajos que se realizaron en la zona de Cuatro Bocas cuentan con los estudios ambientales correspondientes y, de ningún modo, revisten un peligro para la salud ni para el ambiente.

Según el informe de laboratorio, estos barros deberían contar con un tratamiento especial luego de haber sido removidos y no ser tirados en el Río de la Plata, de donde se extrae el agua que luego consumen 17 millones de habitantes

“Estamos a favor de todas las actividades que se hagan para mejorar la competitividad del puerto, pero no se puede hacer de cualquier manera. Hay distintos métodos disponibles, aunque son más caros”, indicó Hugo Cetrángolo, profesor titular de la facultad y coordinador del trabajo de análisis.

En la Argentina, no hay normas específicas para la operatoria del dragado, la calidad de los sedimentos y su posterior disposición. Sin embargo, el estudio de laboratorio realizado por Alicia Fabrizio de Iorio y Alicia Rendina comparó los resultados con los parámetros que se utilizan en otros países para decidir sobre el destino de los refulados.

Ese análisis indicó que las concentraciones de contaminantes de los sedimentos del Riachuelo corresponden a la clase 4, asignación que se aplica al nivel del metal más restrictivo. Por lo tanto, utilizando como referencia la normativa holandesa, el material dragado “no se puede relocalizar en aguas abiertas sin medidas de contención o tratamiento previo”, dijo Cetrángolo.

“Cuando los elementos se trasladan a aguas abiertas, pasan de un medio anaeróbico [sin oxígeno], como es el Riachuelo, a uno aeróbico, como el Río de la Plata, y se vuelven peligrosos”, agregó.

Miguel Ángel Lico, administrador del Puerto Dock Sud y miembro directivo del Consejo Directivo de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) por la provincia de Buenos Aires defendió el dragado. “Hace un mes se terminó la obra de dragado en profundidad del Puerto de Dock Sud y el estudio de la UBA no fue tenido en cuenta por el juez, ni por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible [OPDS], ni por Acumar”, dijo.

El funcionario explicó a LA NACION que el dragado, que quitó 3 millones de metros cúbicos de sedimentos, se realizó con el control de las autoridades ambientales. “En la provincia de Buenos Aires, como en otros puertos de la Argentina se utiliza como parámetro la ley española y nunca ninguna muestra dio resultados que indicaran que fuera necesario confinar los sedimentos.”

Lico detalló que las descargas se realizan entre los 25 y los 35 km de distancia en el Río de la Plata, en el área que establece la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación.

Raúl Estrada Oyuela, representante legal de la Asociación Vecinos de La Boca, opinó: “Tenemos reservas con el tema del dragado. Es necesario por los sedimentos que llegan del Riachuelo y lo que viene del río Paraná. Pero está contaminado con lo que llega del Riachuelo. Hay soluciones para este problema, pero no se están abordando. Y debería hacerse porque una situación similar va a ocurrir si se vuelve a habilitar el Riachuelo para navegar, tal como es el interés de las areneras”.

La polémica vuelve a poner en duda el método de remoción de barros, a un costo millonario, que se analizó como una posibilidad de saneamiento del río tras el fallo de la Corte Suprema que obliga a su saneamiento.

Andrés Nápoli, de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), indicó: “El de los barros es un debate que reclama un plano académico, uno técnico y uno público. Cualquier decisión que se tome sobre la cuestión deberá hacerse tras ese debate, que hasta ahora no ocurrió. Esa discusión es la que venimos reclamando desde hace años”.

DEBATEN SOBRE LOS SEDIMENTOS

  • La semana próxima se reunirá el Cuerpo Colegiado en la Defensoría del Pueblo de la Nación para hacer un balance a seis años del dictado de la sentencia de la Corte Suprema que ordena sanear el Riachuelo. Entre los temas por debatir por las ONG que conforman el cuerpo se encuentra el debate sobre la remoción o no de los sedimentos del Riachuelo, que podrían ser contaminantes. El Cuerpo Colegiado vio debilitado su accionar desde que el cargo de defensor está vacante, hace ya dos años.

LOS NÚMEROS DEL CONFLICTO

Cuáles son los problemas del lecho del Riachuelo

9,75

metros de profundidad

Es lo que necesita el Puerto de Dock Sud para que los barcos de gran porte puedan ingresar.

3

millones de m3

Es la cantidad de material que se removió del lecho de Cuatro Bocas en la última temporada de dragado.

25 A 35

kilómetros

POSICIONES ENFRENTADAS

  • De distancia de la costa del Río de la Plata es el área en donde se depositan los sedimentos que son removidos en el dragado. El lugar es establecido por la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables.Un estudio de la Facultad de Agronomía de la UBA detectó altos niveles de metales pesados, principalmente cromo, arsénico, zinc y cobre, en el sector de Cuatro Bocas. La concentración de metales es muy superior a la permitida por las normas internacionales para ser reubicada libremente.
  • Según esos análisis, las concentraciones de cobre y plomo en todas las muestras de agua superan los niveles guía para la protección de la vida acuática.
  • En cuanto al cromo y el cobre, los valores medidos superan los niveles guía teniendo en cuenta la protección para peces, fitoplancton y zooplancton.
  • Según las autoridades, ninguna de las muestras tomadas arrojó estos resultados. Dicen que en todos los casos el nivel de contaminación hallado no violó la norma.


Por: Laura Rocha
La Nación

Scroll To Top