Home / Noticias / Reciclado: quieren más campanas verdes en Belgrano, Palermo y Caballito

Reciclado: quieren más campanas verdes en Belgrano, Palermo y Caballito

Los problemas vinculados con la suciedad persisten año tras año en la ciudad y surgen nuevas necesidades en los barrios para mantenerlos limpios. Durante 2016, el Sistema Único de Atención Ciudadana recibió 42.439 quejasrelacionadas con la higiene urbana, que, en su mayoría, pusieron en duda la eficacia del sistema de contenedores y de reciclaje.Pero hubo barrios en los que, por el contrario, pidieron la instalación de las llamadas campanas verdes, dispuestas en algunos sectores de la ciudad para depositar sólo residuos reciclables y que son vaciadas por recuperadores urbanos: Belgrano, Palermo, Caballito, Mataderos y Núñez lideraron este tipo de solicitud, seguidos de Villa Lugano, Liniers, Villa Pueyrredón, Villa Urquiza y Villa Devoto, en ese orden.

Según pudieron constatar esta cronista y el equipo de LN Data a través de Buenos Aires Data, el portal de datos públicos de la ciudad de Buenos Aires, la reposición de contenedores, el retiro de residuos verdes, la falta de vaciado y limpieza de contenedores y la falta de vaciado de campanas verdes fueron demandas reiteradas.

 



 



 

“Muchas veces no están limpias las campanas y hay más de uno que se confunde si no hay que dejar los residuos afuera”, dijo Marta Pellegrini, vecina de Belgrano, con quien LA NACION dialogó frente a la iglesia conocida como La Redonda.

Fernanda, de Palermo, consideró que “sería muy positivo que se reciclara más y que se consumiera más conscientemente”. Mientras que Santiago, de Almagro, opinó que todavía “falta información acerca de cómo es y qué se puede hacer con los materiales reciclables”.

Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público interpretaron las inquietudes como parte del compromiso y de la voluntad del porteño con la política ambiental: “Le interesa vivir en una ciudad sustentable” y, por eso, “separa cada vez más” la basura, que adquiere valor y genera trabajo: la lleva a las campanas, la entrega a un recuperador urbano o la traslada a un punto verde (sitios distribuidos en la Capital a los que los vecinos pueden acercar reciclables, pilas y electrodomésticos en desuso).

La Nación

Scroll To Top