Home / Noticias / Profesionales en Económicas se preparan para aplicar la ergonomía

Profesionales en Económicas se preparan para aplicar la ergonomía

En abril de 2017 comenzará a regir el Protocolo de Ergonomía, integrado a la Ley de Riesgos del Trabajo. Preparándose para el cambio, el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Mar del Plata anuncia un importante taller de capacitación.

En los últimos años las estadísticas señalan un preocupante crecimiento de los accidentes y enfermedades, tanto físicas como psíquicas, provenientes del trabajo. Ante esta realidad, la Asociación de Ergonomía de la Argentina logró que sea incorporado a la Ley de Riesgos del Trabajo un Protocolo de Ergonomía que, con carácter de obligatorio, comenzará a aplicarse a partir de abril de 2017.

Es así que considerando la necesidad de las empresas de adaptarse al cambio, la delegación General Pueyrredon del Consejo Profesional de Ciencias Económicas ha programado un taller sobre ergonomía, esta es la disciplina que estudia las relaciones de las personas con sus ambientes de actividades.

A partir del 23 de este mes, el taller constará de cuatro encuentros (ver aparte) y estará a cargo de Marcela Pellegrino, licenciada en Administración, también diplomada en Salud Laboral y especialista en Ergonomía.

Al ser consultada por LA CAPITAL, la licenciada Pellegrino en principio describió el contexto normativo: “Es la ley de Riesgos del Trabajo la que estableció un sistema integrado que comprende a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo, las aseguradoras (ART) y las empresas. Con este marco, corresponde a las ART la función de asegurar a las empresas y al mismo tiempo brindarles capacitación y conocimiento para prevenir respecto de enfermedades y accidentes en los ambientes de labor”.

Eficiencia, seguridad, confort

La asociación internacional de la misma especialidad definió en el año 2000 la “ergonomía” como “la disciplina científica que estudia las relaciones entre el hombre, la actividad que realiza y los elementos del sistema (trabajo, ambiente, relaciones entre las personas, etc.) en que se halla inmerso”. Así busca en ese sistema optimizar eficiencia, seguridad, confort y rendimiento.

Recién en 2003, por una iniciativa de la Asociación de Ergonomía Argentina (ADEA), que participa de la comisión permanente de Seguridad e Higiene Laboral de la citada Superintendencia, la ergonomía fue incorporada a la legislación del país.

Después de unos años de impasse y tratando de responder al inquietante aumento de afecciones y accidentes en los ámbitos laborales, la ADEA reclamó con éxito la redacción de un Protocolo de Ergonomía que, con carácter de obligatorio para las ART y empresas, habrá de comenzar a regir en abril de este año. Sin embargo, y a fin de que las empresas estuvieran mejor informadas y preparadas, su aplicación se postergó por un año.

Los riesgos psicosociales

¿Qué puede suceder, qué puede cambiar en abril de 2017? La licenciada Pellegrino precisa que la anterior Resolución 295/2003 hablaba sobre el levantamiento manual de cargas y sobre el trabajo repetitivo en línea de producción, pero el protocolo que regirá desde el año próximo agrega más situaciones, tales como el estrés de contacto, el análisis de bipedestación, y evaluaciones relacionadas con el confort del ambiente laboral.

La especialista en ergonomía abundó: “Hasta ahora rige un análisis físico, pero cuando el nuevo protocolo esté en plena vigencia las evaluaciones se extenderán a los riesgos psicosociales, también a todas las condiciones ambientales (iluminación, confort térmico, seguridad en el diseño de los traslados dentro de un espacio de trabajo y también sobre las vías de flujo de comunicación)”.

Cambian las tecnologías y con ellas las condiciones del trabajo y pero éstas no lo hacen siempre para mejor. La licenciada Pellegrino ejemplificó con las computadoras: “los daños que provoca una pequeña mal postura, o el uso de un mouse inadecuado, o el leve levantamiento del codo apenas más allá de lo óptimo, pueden ser terribles y provocar dolores, ausencias en el trabajo y hasta discapacidades permanentes”.

Es cierto que comienza a haber en general una mínima conciencia sobre estos problemas pero la especialista quiso advertir en cuanto a los efectos no deseados de la improvisación o de “hacerlo por uno mismo”: “Ahí está el trabajador que lee algo suelto sobre ergonomía y tiene posibilidad de rediseñar su espacio por su cuenta. Y después dice: apliqué tal cosa pero me fue mal, quedé todavía más dolorido. Lo ideal, y lo que busca el nuevo protocolo, es que exista el profesional que cuide esas adaptaciones desde el interior de la misma empresa o como asesor externo”.

Otro prejuicio refiere a la ergonomía como algo simple, sin un necesario reconocimiento de su complejidad. “No es extraño que al responsable de un lugar le vendan sillas nuevas diciéndole que son ergonómicas pero que luego no se adaptan a las personas y a las tareas, provocando incomodidad y lesiones”.

Beneficios, no costos

Acompañando a la licenciada Pellegrino, el contador y licenciado Alejandro Musticchio, integrante de la Comisión Provincia de los licenciados en Administración del citado Consejo, remarcó que trabajar en ergonomía -que tiene impacto multidisciplinario, incluyendo a los licenciados en Administración- “supone beneficios y no costos, porque las enfermedades y accidentes laborales generan importantes costos laborales por la ausencia del personal y por los resultados en los rendimientos”.

Talleres como el que se iniciará en días más, agregó, posibilitará generar competencias para trabajar en ergonomía a los licenciados en administración y también le dará posibilidades al empresario, al gerente o al personal de conocer soluciones y beneficios que podrán obtener al conocer la disciplina como también con el conectarse con especialistas en el tema.

La contadora y licenciada en administración Albertina Ceverio también participó de la entrevista. Destacó que la ergonomía no supone mayores costos sino, por el contrario, reducción de los mismos y beneficios en el bienestar y la productividad del trabajo.

Fuente: www.lacapitalmdp.com/

Scroll To Top