Home / Noticias / Minería en probetas: recursos que provienen del agua de mar

Minería en probetas: recursos que provienen del agua de mar

Singapur inició un pretencioso proyecto con vistas al 2060 para desalinizar agua de mar y extraer minerales en laboratorio para financiar el proyecto potabilizador.

Las ideas sustentables son quizás la mejor forma de mirar hacia el futuro integrando el cuidado del medio ambiente con un significativo rendimiento productivo. El profesional en biominerología Damián Palin trabaja actualmente en un ambicioso proyecto en Singapur, el cual tiene como objetivo principal alcanzar para el año 2060 la desalinización de 900 millones litros diarios de agua de mar para consumo humano y riego. Como el proceso tiene costos muy altos, el creativo profesional abocado a la biología bacteriana aplicará grupos de bacterias específicas sobre las grandes cantidades de salmuera remanentes del proceso potabilizador. De esta manera se obtendrán (en laboratorio) minerales como potasio, calcio y magnesio en enormes cantidades, lo que podrá será vendido para financiar el mega proyecto sustentable.

La idea parece en principio puramente humanista, pero no solo se queda en ese plano. También reviste un costado altamente productivo, solo la extracción de magnesio de la salmuera remanente del tratamiento de 900 millones de litros diarios de agua de mar implicaría crear una industria minera de 4.500 millones de dólares anuales para Singapur (lugar que no posee naturalmente dicho recurso mineral para explotarlo de manera terrestre). “Este sistema abrirá una gran ventana a la actividad productiva que nace del laboratorio, iniciará una nueva forma de minería que no ha existido nunca anteriormente. Una actividad minera que no requiere de perforación ni enormes cantidades de combustible y con bacterias que se utilicen para la concentración, acumulación, precipitación y sedimentación de minerales obtenidos de salmuera. Es una forma de ejercer la minería a través de un tubo de ensayo, una industria que entrará en plena armonía con la naturaleza”, comentó el experto Damián Palin.

Actualmente el trabajo de desalinización del agua marina se denomina “osmosis inversa”, un proceso fundamental para países que no tienen acceso al agua potable. La tecnología de dicho proceso consiste en hacer pasar por distintas membranas el agua marina para ejercer su filtrado. “Se toma el agua del mar y se ejerce presión sobre ella para hacerla atravesar por las diferentes membranas, esto implica un alto gasto energético para obtener agua apta para el consumo, por eso es necesario retroalimentar financieramente la ecuación con la activación de la minería con bacterias”, dijo Palin. La historia del vínculo entre las bacterias y los procesos mineros comenzó a tomar consistencia en la década del 40 cuando se descubrió la existencia de microorganismos que revolucionaron la definición de lixiviación como proceso catalizador biológico.

Esto tiró por el piso la idea que la disolución de metales era un proceso netamente químico. La biolixiviación es una tecnología que usa bacterias específicas para extraer (lixiviar) distintos minerales. De este concepto surge el término de “bio-minería”, que consiste en el uso de microorganismos en diferentes aspectos de la explotación de los minerales. Abarcando desde la concentración de las especies de interés (a través de la bio-flotación), la recuperación de los elementos presentes en ellas (biolixiviación y bio-oxidación), hasta su acción en tareas de remediación ambiental.

Diario de Cuyo
Viernes 26 de Enero de 2015

Scroll To Top