Home / Noticias / La ciudad sumará una reserva ecológica en Villa Lugano

La ciudad sumará una reserva ecológica en Villa Lugano

La Capital sumará una reserva ecológica. La ciudad, una de las que menos espacios verdes por habitante tienen en América latina (6,1 m2), contará dentro esa nueva área protegida con un centro educativo y de investigación. Se trata del parque Lugano, unas 40 hectáreas que poseen senderos y un lago artificial que desemboca en el arroyo Cildáñez.

Aunque este espacio ya tiene catalogación de urbanización parque (UP), en el gobierno porteño creen que mediante su recategorización como reserva se genera un recurso educativo, paisajístico y de desarrollo en la zona sur.

En este espacio verde se han identificado más de 20 especies de mariposas; 118 especies de aves (tres de ellas migran desde Canadá y EE.UU.), y más de 120 especies de plantas. También tiene valor histórico: allí fue donde desembarcaron los ingleses a principios de 1800.

La futura reserva -la tercera en la Capital, junto a las de Costanera Sur y Costanera Norte- está situada entre las ave­nidas Escalada y 27 de Febrero y el arroyo Cildáñez. Su creación apunta a proteger la biodiversidad del lago Lugano y sus alrededores. El nuevo proyecto, impulsado por la Agencia de Protección Ambiental porteña (APRA), pretende este año construir nuevos senderos y un centro de interpretación. Para concretarlo, se invertirán cinco millones de pesos durante este año, según los planes oficiales.

“Es un espacio estratégico por su cercanía con el Riachuelo y el Cildáñez y es un lugar que la Ciudad debe preservar”, indicó a LA NACION Juan Carlos Villalonga, presidente de la APRA. Recordó que en la misma zona se construirá la Villa Olímpica de los Juegos Olímpicos de la Juventud, que se celebrarán en Buenos Aires en 2018. El proyecto, que requiere el proceso de doble lectura, ya está siendo estudiado en la Legislatura y cuenta con el apoyo de varios bloques.

Adrián Camps, diputado del Partido Socialista Auténtico, fue el autor de la ley que convirtió el área en UP. “En el momento de su crea­ción hubo buena voluntad por parte del gobierno porteño. Logramos lo que se podía conseguir en ese momento. Era un reclamo de los vecinos de Villa Lugano. Es una buena noticia que sea reserva, que es lo que propusimos desde un principio”, dijo.

Diego Moreno, director general de la Fundación Vida Silvestre Argentina, calificó la iniciativa como positiva. “En principio, nos parece positivo que la ciudad tenga nuevas áreas protegidas, sobre todo pensando en promover y facilitar el contacto con la naturaleza. La nueva categoría le pondrá un destino específico al lugar. Lo más relevante tiene que ver con lo educativo, darle ese objetivo que también lo tiene la Costanera Sur sería muy interesante y relevante, sobre todo en una zona que está un poco más alejada”, opinó.

Respecto de la poca cantidad de espacios verdes por habitante que tiene Buenos Aires, 6,1 m2 cuando la OMS recomienda 10 m2 per cápita, indicó: “Hay limitaciones para que eso cambie; hay que buscar soluciones más innovadoras: es fundamental preservar los espacios verdes existentes. Y hay que dar más impulso a la creación de corredores, como algunos diseñados en avenidas y calles, así como también la instalación de terrazas verdes”.

La Capital cuenta con dos reservas ecológicas. La de la Costanera Sur fue creada en 1986 a partir de un proyecto presentado por Aves Argentinas y Amigos de la Tierra (FVSA). Es un gran humedal que posee bañados, pastizales y bosques donde habi­tan casi 300 especies de aves, mamíferos y un gran número de plantas y árboles nativos, como sauces, juncos y laureles blancos.

Por la riqueza de su biodi­versidad, desde 2005 está con­siderada un sitio Ramsar, es decir, un área con protección internacional, a la que puede darse un uso racional que no ponga en peligro el entorno ni a quienes la habitan.

La reserva de Costanera Nor­te es bastante más pequeña -18 hectáreas contra 360 de la Costanera Sur- y aporta una gran diversidad natural con más de 400 especies de plantas y animales, un humedal pantanoso conectado con el río, una zona de bosque nativo y un pastizal. Ade­más, forma parte del corredor de biodiversidad costero que une el delta del Paraná con las reservas de Ribera Norte, en San Isidro, la de Vicente López, Costanera Sur y Punta Lara, en Ensenada.

Los gobiernos porteño y nacional comenzaron con un plan de mejoras en el predio de Ciudad Universitaria. Incluye el mantenimiento de la reserva, que estaba pendiente desde su creación, hace dos años.

  • El lago Lugano está ubicado dentro del Parque Roca, en la zona sur de la ciudad. En el mismo predio se encuentran el estadio Mary Terán de Weiss (donde se juega la Copa Davis), un complejo de canchas de tenis y, en verano, una playa artificial.
  • El Lugano, junto con el Soldati y el Regatas, forma parte de un sistema de tres lagos artificiales construidos en la década del 40 para compensar inundacio­nes y desbordes del Riachuelo hacia el arroyo Cildáñez.
  • En el lago Soldati se realizó una obra para que recupere su función de aliviador. Se desmalezó y desratizó un espacio que era usado como basural.


Por: Laura Rocha
La Nación

Scroll To Top