Home / Noticias / La basura electrónica, un tsunami que inunda el mundo

La basura electrónica, un tsunami que inunda el mundo

El jefe del organismo de las Naciones Unidas encargado de establecer la agenda ambiental global hizo hincapié en unas declaraciones realizadas en Ginebra en la necesidad de limitar el uso de productos químicos peligrosos y de encontrar una solución a las montañas de basura electrónica, que se acumulan por todo el mundo.

Achim Steiner, director ejecutivo del Programa Ambiental de las Naciones Unidas (PNUMA), dijo a los periodistas que el “tsunami de desechos electrónicos que inunda el mundo” no sólo representa una gran parte de los residuos no reciclables del mundo, sino también requiere tratamiento debido a que muchos elementos que se encuentran en los equipos electrónicos son potencialmente peligrosos para las personas y el medio ambiente.

“Además es también una estupidez económica porque estamos desperdiciando una gran cantidad de materias primas que son esencialmente reutilizables,” dijo el Sr. Steiner. “Tanto si se trata de oro, plata o algunas de las tierras raras de las que se habla en los últimos años, su valor es una cantidad increíble.”

El Sr. Steiner dijo que la cantidad de algunos de estos materiales que están disponibles en la tierra dentro de equipos no utilizados ya supera la cantidad que existe aún en el suelo y se refirió al potencial del Convenio de Basilea para mejorar el acceso a las “minas urbanas’ mediante una mejor información al público sobre cómo deshacerse de su basura electrónica.

“Cada año, un millón de personas mueren a causa de intoxicaciones laborales dijo el Sr. Steiner, en referencia a los efectos de la utilización de productos químicos en el cuerpo de las personas. “Esto es algo que actualmente no sólo es innecesario, es realmente intolerable. Y esta es la razón por lo que la gestión racional de los productos químicos es algo que compete a los gobiernos, sino también sl sector privado y a la industria química”.

El Secretario Ejecutivo de los Convenios de Basilea, Rotterdam y Estocolmo, Rolph Payet, se hizo eco de las preocupaciones del Sr. Steiner sobre el número de personas que mueren de envenenamiento laboral y describió el amplio alcance de los productos químicos, como el DDT que se encuentra en la grasa del oso polar debido a su transporte por el agua y en el aire. Aunque el número de los que mueren por envenenamiento ocupacional es preocupante, también señaló la “crisis silenciosa”, mediante la cual la acumulación de productos químicos en los cuerpos de la personas pueda ir matándolas lentamente.

Fuente: Naciones Unidas


Prevención Integral

Scroll To Top