Home / Noticias / El planeta está entrando en la “edad del plástico”

El planeta está entrando en la “edad del plástico”

La presencia en nuestro planeta de materiales sintéticos derivados del petróleo y de otras sustancias, no es ni llegará a ser tan masiva como la materia orgánica y mineral que compone el suelo natural de la corteza terrestre, no obstante, si todo el plástico fab

La presencia en nuestro planeta de materiales sintéticos derivados del petróleo y de otras sustancias, no es ni llegará a ser tan masiva como la materia orgánica y mineral que compone el suelo natural de la corteza terrestre, no obstante, si todo el plástico fabricado en las últimas décadas fuera film transparente, habría suficiente como para producir una capa que recubriera todo el planeta, de acuerdo a un estudio internacional en el que han participado científicos de la Universidad de Leicester, UoL, en el Reino Unido.

“Actualmente producimos casi mil millones de toneladas de material plástico cada tres años”, asegura Jan Zalasiewicz, docente de Paleobiología de aquella Universidad.

El estudio sugiere que la superficie del planeta, tanto su tierra firme como los océanos, está siendo alterada notablemente por la producción de estos materiales de larga duración fabricados por los seres humanos, a consecuencia de lo cual estamos entrando en una auténtica ‘Edad o Era de Plástico’.

“Los plásticos eran más o menos desconocidos para nuestros abuelos, cuando eran niños, pero ahora, son indispensables para nuestra vida cotidiana”, según Zalasiewicz, quien añade que “en nuestros días, los plásticos están por todas partes. Envolviendo los alimentos, siendo recipientes para el agua y la leche, proporcionando envases para los huevos, el yogur y el chocolate, manteniendo nuestros medicamentos libres de gérmenes, y constituyen la mayor parte de la ropa que usamos”.

Para Zalasiewicz, los plásticos están presentes en todas las partes en la Tierra, desde las cimas de las montañas hasta el profundo fondo oceánico y, en el futuro, “pueden fosilizarse, es decir convertirse en fósiles o restos más o menos petrificados de otras épocas geológicas conservados en las capas terrestres”.

El estudio sugiere que los plásticos tienen un impacto tan duradero sobre la geología del planeta, porque son materiales inertes y difíciles de degradar y, como resultado de ello, cuando ensucian un paisaje se convierten en una parte del suelo. Además, a menudo terminan en el mar siendo consumidos por los peces y las aves marinas y matando a muchos de estos seres.

Según la UoL, los plásticos pueden viajar miles de kilómetros, atrapados en las “grandes parches de basura oceánica que flotan en distintos mares; quedar depositados en playas lejanas; o, eventualmente, pueden hundirse hasta el fondo del mar para convertirse en una parte de los estratos geológicos del futuro”.

Para el profesor Zalasiewicz los plásticos continuarán entrando en el ciclo sedimentario durante los próximos milenios y, una vez enterrados, al ser tan resistentes, tienen una buena oportunidad de fosilizarse y dejar una señal de este material y de la ‘Era del Plástico’ durante muchos millones de años en el futuro.

Por su parte, investigadores del CSIRO, la agencia científica nacional de Australia, y del Imperial College de Londres, han evaluado la extensión de la amenaza que representan los plásticos para las aves marinas en el mundo, encontrando que casi el 60 por ciento de todas las especies tiene este material en sus intestinos.
Según este trabajo, en 1960 se encontró plástico en el estómago de menos del 5 por ciento de las aves marinas y esta proporción aumentó hasta el 80 por ciento en el 2010, mientras que los investigadores predicen que la ingestión de este material sintético afectará a 99 por ciento de las especies de aves marinas del mundo en el año 2050, si se mantiene la actual tendencia.

El Día

ricado en las últimas décadas fuera film transparente, habría suficiente como para producir una capa que recubriera todo el planeta, de acuerdo a un estudio internacional en el que han participado científicos de la Universidad de Leicester, UoL, en el Reino Unido.

“Actualmente producimos casi mil millones de toneladas de material plástico cada tres años”, asegura Jan Zalasiewicz, docente de Paleobiología de aquella Universidad.

El estudio sugiere que la superficie del planeta, tanto su tierra firme como los océanos, está siendo alterada notablemente por la producción de estos materiales de larga duración fabricados por los seres humanos, a consecuencia de lo cual estamos entrando en una auténtica ‘Edad o Era de Plástico’.

“Los plásticos eran más o menos desconocidos para nuestros abuelos, cuando eran niños, pero ahora, son indispensables para nuestra vida cotidiana”, según Zalasiewicz, quien añade que “en nuestros días, los plásticos están por todas partes. Envolviendo los alimentos, siendo recipientes para el agua y la leche, proporcionando envases para los huevos, el yogur y el chocolate, manteniendo nuestros medicamentos libres de gérmenes, y constituyen la mayor parte de la ropa que usamos”.

Para Zalasiewicz, los plásticos están presentes en todas las partes en la Tierra, desde las cimas de las montañas hasta el profundo fondo oceánico y, en el futuro, “pueden fosilizarse, es decir convertirse en fósiles o restos más o menos petrificados de otras épocas geológicas conservados en las capas terrestres”.

El estudio sugiere que los plásticos tienen un impacto tan duradero sobre la geología del planeta, porque son materiales inertes y difíciles de degradar y, como resultado de ello, cuando ensucian un paisaje se convierten en una parte del suelo. Además, a menudo terminan en el mar siendo consumidos por los peces y las aves marinas y matando a muchos de estos seres.

Según la UoL, los plásticos pueden viajar miles de kilómetros, atrapados en las “grandes parches de basura oceánica que flotan en distintos mares; quedar depositados en playas lejanas; o, eventualmente, pueden hundirse hasta el fondo del mar para convertirse en una parte de los estratos geológicos del futuro”.

Para el profesor Zalasiewicz los plásticos continuarán entrando en el ciclo sedimentario durante los próximos milenios y, una vez enterrados, al ser tan resistentes, tienen una buena oportunidad de fosilizarse y dejar una señal de este material y de la ‘Era del Plástico’ durante muchos millones de años en el futuro.

Por su parte, investigadores del CSIRO, la agencia científica nacional de Australia, y del Imperial College de Londres, han evaluado la extensión de la amenaza que representan los plásticos para las aves marinas en el mundo, encontrando que casi el 60 por ciento de todas las especies tiene este material en sus intestinos.

Según este trabajo, en 1960 se encontró plástico en el estómago de menos del 5 por ciento de las aves marinas y esta proporción aumentó hasta el 80 por ciento en el 2010, mientras que los investigadores predicen que la ingestión de este material sintético afectará a 99 por ciento de las especies de aves marinas del mundo en el año 2050, si se mantiene la actual tendencia.

El Día

Scroll To Top