Home / Noticias / Con la salud y la seguridad en el trabajo no se juega

Con la salud y la seguridad en el trabajo no se juega

A modo de curiosidad, si tenemos en cuenta el origen de la palabra TRABAJO, trabajo significa lo mismo que tortura. La palabra trabajo deriva del tripalium que es un instrumento romano de tres patas que servía para torturar. Desde este origen hasta la actualidad, el trabajo ha evolucionado, ya no es un trabajo forzado, se ha convertido en muchos casos en una fuente de derechos. A esto ha contribuido sin duda muchos años de luchas sindicales. En la actualidad estamos viviendo un ataque sin precedentes a estos derechos, un ataque a los derechos salariales, de jornada, de formación, de salud, en definitiva al Estado de Bienestar, que es una conquista de la clase trabajadora.

El trabajo no se puede medir sólo en términos económicos, es también un bien social, es crucial para el bienestar de las personas, por eso cuando hablamos de TRABAJO DIGNO, hablamos de las aspiraciones de las personas durante su vida laboral, ingresos dignos, protección social para las familias, libertad para que la gente exprese sus opiniones, organización y participación en las decisiones que afectan a sus vidas, igualdad y oportunidad de trato para todas las mujeres y hombres, no discriminación por razón de étnia, edad, orientación sexual , así como seguridad en el lugar de trabajo. Es de esto último de lo que quiero hablar en el Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo que se celebró ayer 28 de abril. Este año lo celebramos en un marco de reformas y recortes que hacen peligrar la salud y seguridad en el trabajo. Parece que para este gobierno no es suficientemente importante la salud laboral, a pesar de que Castilla la Mancha es la tercera comunidad que presenta los peores datos de siniestralidad en nuestro país.

Este gobierno deja reducida las políticas públicas de salud y seguridad en el trabajo a meras declaraciones de intenciones en el mejor de los casos.

La Reforma Laboral solo ha servido para aumentar la temporalidad y precariedad, aumentar los despidos, debilitar la negociación colectiva, recortar derechos y malograr considerablemente la cultura preventiva, todos estos factores inciden de forma directa y negativa sobre la salud y seguridad de los trabajadores y trabajadoras de CLM. El gobierno del PP no parece excesivamente preocupado, puesto que ha recortado el presupuesto destinado a las políticas de prevención de riesgos laborales en más del 70%.

Si murieran más de 500 personas en cualquier acontecimiento, sería algo extremadamente grave, un escándalo. Pues en 2012 fallecieron 555 personas en nuestro país en accidente de trabajo, 37 en nuestra región. Son por tanto demasiadas las personas que pierden su vida y su salud víctimas de unas condiciones laborales inseguras. Vaya mi recuerdo desde estas modestas líneas a todos y cada uno de ellos y de ellas.

elcrisoldeciudadreal.es

Scroll To Top